Joan Ignasi Moreu

Director General del Colegio JORGC

‘El COVID19 ha hablado -con crudeza- al colegio y al sector. Nos ha recordado que, como a cualquier sector, el entorno está muchas veces fuera de nuestro control. Ante ello la única opción es la flexibilidad y la capacidad de reinvención.’

Entrevistamos al carismático Director General del Col·legi Oficial de Joiers, d’Orfebres, de Rellotgers i de Gemmòlegs de Catalunya (JORGC). Licenciado en historia y con un MBA, ha sido director de marketing en grandes empresas y compatibiliza su actual puesto con el de profesor asociado en ESADE.

REDES COLEGIO

Joan Ignasi Moreu

Director General del Colegio JORGC

‘El COVID19 ha hablado -con crudeza- al colegio y al sector. Nos ha recordado que, como a cualquier sector, el entorno está muchas veces fuera de nuestro control. Ante ello la única opción es la flexibilidad y la capacidad de reinvención.’

Entrevistamos al carismático Director General del Col·legi Oficial de Joiers, d’Orfebres, de Rellotgers i de Gemmòlegs de Catalunya (JORGC). Licenciado en historia y con un MBA, ha sido director de marketing en grandes empresas y compatibiliza su actual puesto con el de profesor asociado en ESADE.

REDES COLEGIO

Se constituyeron siendo la primera corporación de derecho público del sector en el mundo ¿Qué cambió para un joyero de Cataluña en octubre de 2002?

Para ellos y los relojeros y los gemólogos y los orfebres, ¡no debemos olvidarlos! En primer lugar, la fuerza de un colectivo mucho mayor: en vez de pequeños gremios locales y profesiones distintas, se pasó a hablar con una única voz ante las administraciones y la sociedad. Y con esa fuerza, se pudo crear una estructura profesional para ofrecer servicios reales y concretos a los colegiados.

En segundo lugar, el ser una entidad de derecho público, lo que es una garantía de neutralidad y oficialidad, a diferencia de las asociaciones. Y acaso tan importante como todo lo anterior: el orgullo. El paso a la categoría de Colegio equiparó a nuestros integrantes con el prestigio de profesiones ilustres como abogados, médicos, economistas…

Termino este año mi formación en joyería. Anímeme a colegiarme…

Con tu permiso, vamos a verificar si no tienes que colegiarte: Apreciado estudiante de joyería, relojería, gemología… ¿te sientes con conocimiento y capacidad para enfrentar tu solo la maraña normativa  de seguridad, contraste de metales, fiscalidad…?

¿Crees que lo mejor es ser un lobo solitario, que no tiene nada que aprender de sus colegas? ¿Qué la defensa de los intereses de tus oficios no tiene sentido, en un mundo salvaje y darwiniano? ¿Prefieres pagar los servicios del contraste obligatorio de metales más caros? ¿No necesitarás en el futuro subvenciones o cursos de formación?

Pues si has respondido sí a todo… ¡no hace falta que te colegies!

¿Qué es más importante, la calidad de lo que se vende o cómo se vende?

Nunca he creído en la frase (que por cierto no es realmente de Maquiavelo) de “el fin justifica los medios”. Hace años una administración creo un slogan de que decía “el trabajo bien hecho no tiene fronteras”. Soy de esos. La calidad del trabajo es la garantía de la satisfacción del consumidor. Un consumidor satisfecho repite. Y un consumidor muy satisfecho recomienda.

Si no se trabaja con calidad, se puede sobrevivir inicialmente, pero a largo plazo puede acabar pagándose con el fracaso. La calidad ha de ser la regla de oro de cualquier industria y servicio… junto con la pasión por lo que se hace. ¿Puede alguien amar lo que hace, si sabe que es algo sin calidad?

Y según observa, ¿El gremio se ha adaptado y renovado? ¿En qué lo nota?

¡Pues en que no somos un gremio, somos un “señor Colegio”! Hace 10 años todo el contacto con los colegiados se hacía enviando correo postal; hoy prácticamente toda la comunicación es electrónica, y el Colegio ve las redes sociales (de momento Instagram y Facebook) como elementos básicos de su mix de comunicación. Los cursos que damos ya incluyen las más modernas tecnologías (diseño 3D, impresión laser, e-commerce). Tenemos cada vez más jóvenes artesanos y empresas que venden total o parcialmente por internet.

Y si hace dos meses nos hubieran dicho que tendríamos prácticamente todos los servicios de gestoría fiscal, laboral, asesoramiento gestionados por teletrabajo desde los domicilios, que habríamos realizado encuentros online con más de 200 participantes en algunas sesiones, seguramente habría dicho que alguien había tomado algún sustancia estimulante… y sin embargo, en dos semanas todo esto estuvo en marcha. El Colegio, en el binomio “renovarse o morir”, lo tiene claro.

Nuevas tecnologías y mercado global no parecen muy compatibles con el corporativismo local ¿O sí?

Tse, tse, tse. No es que sean muy compatibles, es que para luchar con más garantías en un mundo globalizado y de creciente tecnificación y digitalización se necesita el apoyo de la agrupación.  ¿Cómo se sale mejor al exterior? ¿Cada uno en solitario, o en forma agrupada? ¿Quién puede dar acceso a información de carácter global?

Nuestra visión no es la de un territorio cerrado y proteccionista, sino la de pequeñas y grandes empresas que quieren acceder a consumidores en cualquier punto del planeta Tierra con los más modernos procesos de producción y plataformas on-line… pero manteniendo ese tono esencial y artesano que nos diferencia de otros productos.

¿Hay ámbitos nuevos en los que la actividad colegial pueda desplegarse?

Es difícil de decir. Algunas veces he soñado que el Colegio podía abrirse a otros territorios de España, pero imagino que esto podría dar pie a herir sensibilidades locales.

También estamos siempre autorestringidos en temas como central de compras o comercialización de productos de nuestros colegiados – nos da miedo que algunos de nuestros integrantes sientan que se les hace una competencia directa. ¡Se admiten sugerencias para abrir esos nuevos ámbitos!

Unos 1000 profesionales colegiados. ¿Están todos los que son? Aunque no sea su función ¿Cómo atraería al escéptico?

El sueño dorado de cualquier organización de representación y defensa sectorial: ¡que no falte nadie! Pero eso nunca va a pasar. El individualismo de toda la sociedad (no solo de nuestras industrias y oficios) es creciente, cada vez más se pierde el concepto del “bien colectivo”. No sé si Kennedy podría hacer hoy memorable su famosa frase (adaptada con vuestro perdón libremente) “no preguntes lo que tu sector puede hace por ti, pregúntate que puedes hacer tu por tu sector”.

No, no estamos todos, pero si una gran mayoría de lo que es el conjunto del sector. Y sí que debemos atraer al escéptico. ¿Cómo? Volvemos a la 2ª pregunta: trabajando con calidad para todo el sector en general y para cada colegiado en concreto, para que se vea lo mucho que podemos aportar y lo importante que es ir todos juntos. Ya lo decía un célebre literato español: ¡Fuenteovejuna, todos (joyeros, relojeros, gemólogos) a una

Debe ser muy difícil compatibilizar los intereses de un grupo tan heterogéneo…

Pues francamente sí, para que negarlo.

Sí, porque hay subcolectivos que cubren distintas partes de la cadena de valor. Un simple ejemplo: el contraste de metal precioso: muchos lo ven como una garantía para el consumidor y los clientes, y una barrera para productos extranjeros; pero otros preferirían que se impusiese la no obligatoriedad de este trámite para ahorrar tiempo y coste (aunque debo indicar que este es muy bajo).

La lista de casuísticas similares sería muy larga.

¿Qué le dice el COVID19 al Colegio? ¿Ahora los colegiados están preparados?

El COVID19 ha hablado -con crudeza- al colegio y al sector. Nos ha recordado que, como a cualquier sector, el entorno está muchas veces fuera de nuestro control. Ante ello la única opción es la flexibilidad y la capacidad de reinvención. Eso sí, hay que tener en cuenta que apenas habíamos salido de la anterior crisis y ahora entraremos en una nueva; pero al mismo tiempo muchas empresas han estado más preparadas ahora porque saben cómo adaptarse en entornos críticos.

Pero también es cierto que algunas empresas cerrarán. No es privativo de nuestro sector, va a pasar en casi todos los sectores de gran consumo, con la posible excepción de sectores primordiales como la alimentación y la sanidad.

¿Los cambios que requiere la epidemia son coyunturales o vienen para quedarse?

¿No fue a Mao TseTung a quien le preguntaron qué opinaba sobre la Revolución Francesa, y dijo que aún era demasiado pronto para tener perspectiva histórica? Algo parecido podría decirse aquí.

Pero cómo se dirá que me escudo en un líder chino para rehuir la pregunta, diría que los cambios que se quedarán ya venían de mucho antes, y el Coronavirus ha actuado como combustible acelerador: sería el caso de la digitalización, y de la posible vuelta a cadenas de producción más próximas a sus consumidores.

¿Cómo se imagina el Colegio dentro de cincuenta años?

Cuando estudiaba economía, la asignatura de “Estrategia empresarial” nos indicaba que el horizonte para un plan estratégico debía ser de unos 5 años por lo menos. Hoy casi nadie pasa de dos años.

De aquí 50 años… mhhhh, tendría que consultar a Nostradamus. Bueno, sí que hago una predicción: allí seguirá luchando por la defensa de la joyería, relojería, orfebrería y gemología catalana en el seno de la UI (Unión intergaláctica), usando el teletransporte, pero al mismo tiempo defendiendo el componente de diseño artesanal y manual que ha marcado a estas profesiones desde el albor de los tiempos. Seguro que en cualquier caso lo que será entonces el sector y su asociación es hoy inimaginable.

Y para terminar permítame dos indiscreciones. ¿Con cúal se quedaría si tuviese que elegir una, chocolate, viajar, o leer? ¿Star Wars o Juego de Tronos?

Fácil, fácil, fácil: un buen viaje de aventura independiente por algún paraje como Mongolia (pero sirve cualquier sitio de este excitante mundo)  con un alto en el que leer Canción de Hielo y Fuego (ese es el auténtico nombre de la saga que conocemos como Juego de Tronos). Renuncio al chocolate en pro de algún plato local (Khuushuur?).

Y respecto a Star Wars y Juego de Tronos: desde que vi “La Guerra de las Galaxias” cuando era un renacuajo en 1978, quedé enamorado de ese universo. Por tanto, en el mundo audiovisual sin lugar a dudas Star Wars es mucho mejor. Porque Juego de Tronos (primer libro de Canción de Hielo y Fuego) es sencillamente increíble, pero como literatura – a la par que la saga de “El Señor de los Anillos”. ¡Que la Fuerza nos acompañe!

Es un auténtico placer haber podido hablar con Joan Ignasi y aprender de él. Sin duda alguna, el Colegio Oficial de Joyeros, Orfebres, Relojeros y Gemólogos de Cataluña está en buenas manos.

Experiencia, conocimientos, sensibilidad y una ilusión enorme que transmite con una facilidad pasmosa, digna de aquel que cree en su trabajo y en el futuro de una corporación esencial para la defensa de los intereses de sus miembros.

WEB DEL COLEGIO

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Creadores

Autores y su Obra

Oficio

Sobre Joyería

Etc

Cosas que Pasan

Joyas

Muestra de Piezas

Blog

Todos los Posts

Home

Página Principal

Pin It on Pinterest

Share This